¿Cuánto tendrías ahorrado por cada vez que escuchas que una mudanza es sumamente estresante o que se vive “un horror”? No es casualidad que tantas personas se apabullen con el tema migratorio y es, sin duda, uno de los proyectos de vida que genera mayor angustia por su particular esfera de cambios y de embalajes. En la puja por controlar la ansiedad por una mudanza, existen términos que serán cruciales para tocar el risco sin tanta preocupación. 

Ahora, ¿cómo alcanzar la calma en este periodo tan emocional? En efecto, sí que hay detalles que podemos reinventarnos y saltar los tragos amargos a los que tanto huimos en un desplazamiento. Y para ello, te daremos la clave más puntual de todas y con mejores resultados, uno muy al estilo Marie Kondo: el orden, la previsión y más orden. ¡Este “set de supervivencia” te ayudará a ser tu propio influencer en traslados! 

Paso a paso para controlar la ansiedad por una mudanza y conducir hacia el relax.

1. ¡Muévete con seguridad y reserva a tiempo! Una agencia de mudanzas responsable y confiable será un trato con tu paz mental. La recomendación inmediata es pautar la fecha de tu desplazamiento con anticipación y contratar cuanto antes a quienes se harán “cargo de tu carga”.

2. No se trata solo de pedir la ayuda de mudanceros tradicionales. Es aconsejable que tus pertenencias queden en manos de profesionales equipados con máquinas aptas para todo tipo de mudanzas, herramientas y material de embalaje seguro para un resguardo óptimo.  

 Si bien, husmea un poco en sus redes sociales, busca referencias y testimonios, y cerciórate de que su servicio sea realmente satisfactorio. En ocasiones, hacer una mudanza por nuestra cuenta puede acrecentar el estado de ansiedad.  

¡Evita la prisa! Proyecta un traslado a tiempo.

3. Inhala, exhala, planea y repite el ciclo. ¡Vamos, todo con tiempo vuelve a la calma! Es elemental coordinar con antelación la mudanza y organizar cada detalle, desde la oficina de traslados hasta la distribución de tus pertenencias en el hogar a estrenar. 

La previsión reducirá en “cantidades industriales” el cansancio físico y mental en la víspera de tu mudanza. En este orden, la planificación es la cláusula más importante en el trajinar natural de un cambio de domicilio. 

¿Por dónde empezar? Prepara un inventario de todas las pertenencias, clasifícalas de acuerdo a sus características, haz una limpieza “a fondo” y precisa los objetos que ya no necesitarás. Así pues, detrás del orden en una mudanza, se esconden beneficios como el ahorro de tiempo y de dinero.  

 4. Estar al día con los papeles es estar tranquilo en un neo-comienzo. Es imprescindible mantener tu cabeza en su sitio y conciliar todos los documentos y requisitos necesarios en una mudanza. 

Ponte al día con los suministros (electricidad, agua, gas) y servicios tanto del lugar de origen como de destino. También, agrupa los documentos de identificación, los papeles de conducir, los del inmueble, actualiza la dirección en tu seguro de salud e, inclusive, el registro electoral. 

Controlar la ansiedad por una mudanza de hogar, un logro PRO.

5. Un nuevo domicilio es un gran reto para todos. En un traslado, ningún integrante de la familia es ajeno a sufrir de estrés, incluyendo a los más peques. Es clave conversar con los niños sobre cuanto podrán disfrutar en el nuevo hogar, hablarles de su nueva escuela o de los parques y zonas de recreación que tendrán cerca. ¡La motivación es esencial en este trance migratorio!

Asimismo, puedes narrarle cuentos en los que los personajes se mudan y hacer de una posible situación abrumadora, toda una aventura. Esto permitirá que, al sentirse integrado a tal experiencia, el entorno se muestre más seguro y, por ende, ellos también lo estén.  

En conclusión, poner todo en orden y anticiparte a cualquier escenario le pondrá límites a la angustia que produce un desplazamiento. De tal modo que, al agendar tú traslado procura que sea en fechas en las que tengas más ratos libres como tus vacaciones, los días festivos o fines de semana. Igualmente, puedes aprovechar y alistar los requisitos para hacer remodelaciones en el hogar. 

La dedicación y el grado de experiencia de la empresa que hará tu mudanza definirán tu tranquilidad durante este torbellino de artículos y emociones que atravesarás junto a tu familia –y hasta tu mascota–. Si, el primer consejo es el epicentro de un traslado inolvidable. Confía en los especialistas en mudanzas y conviértete en el vocero de una máxima experiencia en traslados. Despídete del pánico, ¡déjale tus inquietudes a Bizidem!  

¡Quiero conocer los packs!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad