Cuando Paula nos contactó para hacer su mudanza desde Bilbao a Mungía, estaba un poco dudosa por el traslado de su pieza más mimada, un mini invernadero. Paula, como amante y coleccionista de la naturaleza, temía de cómo íbamos a transportar plantas en una mudanza sin que se afectaran sus hojas, sus flores ni perdieran el sustrato. Su preocupación estaba a cargo de nuestros mudanceros, quienes supieron combinar su txapela con un overol de jardinero. ¿Que cómo lo hicimos? Sigue leyendo y descubre por qué Paula confía a ojos cerrados en Bizidem… 

Preparación antes de transportar plantas en una mudanza.

Sabemos que las plantas de una vivienda, forman parte de su ambiente, de su energía y, por mucho tiempo, de nuestra dedicación. Aunque debemos ser conscientes de que no todas las plantas se pueden ir en una mudanza, puesto que se pondrían en riesgo y no resistirían ciertos factores. 

Lo entendemos, es complicada la tarea de decidir cuál dejar, ya sea por su gran tamaño, por el espacio del que dispondrás para ellas en la nueva vivienda, por el clima al que se enfrentarán y condiciones para vivir, por la legislación para ingresar plantas al nuevo país (dado que sea un traslado internacional) o por las horas que durarán dentro del camión. 

– No obstante, hay opciones para despedirte de las más grandes –por ejemplo–, pero aun así llevarlas en tu mudanza. Una alternativa para que soporten el recorrido es coger esquejes de los tallos y meterlos en recipientes con agua, esta técnica se aplica solo a algunas especies de plantas.  

– Otra manera de reproducir en tu nuevo hogar tus plantas favoritas es sembrar los tallitos en maceteros provisionales con sustrato húmedo; sin embargo, es vital que investigues el tipo de planta y el método de corte, cuidado y trasplante de sus esquejes. 

Cuidados necesarios para transportar plantas

– ¿Las macetas pesan mucho? Puedes reducir el peso y facilitar la maniobra de las plantas cambiándolas a tiestos plásticos temporales y con, al menos, dos semanas anticipadas a la mudanza, para que la planta no reciba tanto estrés ni alteraciones al mismo tiempo y se estropee. 

– Por otro lado, las plantas que sí migrarán en su maceta respectiva ameritan una protección previa. En este orden, los aficionados a la botánica aconsejan podarlas y cortar las partes secas (hojas y ramas) unas semanas antes de la mudanza. Y, eliminar la plaga y el polvo, así como regar y rociar las plantas un día antes del traslado para que no se marchiten.  

 ¡Advertencia botánica! Si las riegas el mismo día del recorrido, pueden quebrarse durante su manipulación, debido a que al rociarlas sus hojas se endurecen, haciéndolas más susceptibles a roturas. Por su parte, debes tener en cuenta que las de mayor follaje son las más propensas a maltratarse en el trayecto. 

¿Cómo embalar plantas para transportarlas?

Ahora sí, es momento de ponerse el delantal y los guantes, ¡vamos a comenzar con la preparación del jardín móvil! Para ello vas a necesitar: cinta de embalar resistente (suficiente), papel periódico o papel Kraft, film plástico, plástico de burbujas y cajas plásticas o de cartón rígido (sino reforzadas). Iniciemos… 

1. Primero, las macetitas pequeñas con plantas de escaso follaje. Para ellas, busca el adhesivo de embalar, levanta las hojas cuidadosamente con una pinza y cubre el sustrato con tramos de cinta, de manera que no se suelte ni la planta ni la arena. Procura que el adhesivo quede muy bien sujetado a los bordes de la maceta y que el sustrato permanezca sellado y no ensucie la planta.

La parte de la planta que queda expuesta, la puedes cubrir con un vaso o recipiente plástico acorde a su tamaño y que no la deteriore. Es importante que le hagas pequeños agujeros al envase para que la misma respire. 

Seguidamente, fija el recipiente a la maceta con cinta adhesiva y cubre todo el borde, pues así no se despegará. Una vez aseguradas tus plantitas, puedes agruparlas en una caja de cartón y, entre los espacios vacíos, colócales bolas papel periódico para que no bailen ni se salgan en su travesía. Para finalizar, ponle la tapa a la caja y rotula el contenedor con la palabra mágica: FRÁGIL. 

Pasos para transportar plantas en una mudanza. ¡Es el turno de las grandes!

2. Las compañeras botánicas medianas o de mayor tamaño tienen una protección similar a las más chicas, pero en vez de sellar el cepellón con adhesivo lo haces con papel periódico o Kraft, esto además mantendrá la humedad de la tierra. 

El papel debes pasarlo por debajo de sus hojas con mucha delicadeza y cuidando sus tallos. Cabe destacar que, el papel tiene que quedar presionado y cubrir todos los agujeros. Su objetivo es que el sustrato quede inmovilizado en el macetero y no se riegue. 

3. ¡Plástico film en la mesa! Con el film vas a envolver el macetero y a fijar el papel que sostiene el sustrato. Es una técnica empleada para revestir la cubierta y que la planta viaje con seguridad.  

Asimismo, reafirma el plástico film con trozos de cinta adhesiva, sin maltratar la planta. Para seguir con su protección, coge plástico de burbujas y recubre tres o cuatro veces el macetero, de modo que no sea vulnerable a los movimientos ni roces.  

4. ¡YA CASI! Te sugerimos que pongas una plancha de cartón grueso en la base del contenedor donde serán transportadas, tanto para reforzarla como para que resista la humedad de tu mini vivero. Si cabe más de una planta en la caja, repite el proceso de las pequeñas macetitas, colocando bolas de papel entre ellas para que no se ladeen en su maniobra. 

Para concluir con esta labor tan minuciosa, hazle agujeros a las cajas para que las plantas puedan respirar y no olvides identificarlas y resaltar su fragilidad. Esto último permitirá que los mudanceros hagan el procedimiento correspondiente y que su reubicación sea menos tardía, pues no olvides que aquí el tiempo es “vida”. 

Otra técnica para transportar plantas en una mudanza

Hay otro truco para cubrir el follaje de tus plantas y es creando con un cilindro de papel de embalar tan alto como la planta y que rodee la maceta. Su forma sería similar a la de un embudo y solo tendrías que asegurarlo con cinta de embalar. Así, quedará seguro el macetero, la planta tendrá oxígeno, sus hojas y tallos no se dañarán y la tierra esté en su sitio. ¡Todo preparado para la gran mudanza natural! 

Vale mencionar que, no todas las empresas de traslados están capacitadas para proteger las plantas en una mudanza, porque aunado al tratamiento que demandan, la flota debe ser cerrada e impedir que las condiciones ambientales alteren el estado de las plantas. Igualmente, es recomendable que la oficina esté dotada con orugas para manipular los maceteros y mantenerlos intactos.  

¿Vas a mudarte pronto y no conoces a una oficina de mudanzas que consienta a tus plantas como tú? Permítenos decirte que has aterrizado en la web correcta. Nuestros paquetes de mudanzas incluyen el desplazamiento de absolutamente TODOS tus objetos, incluso, los que están en la tierra. Contamos con la Bizinator, una plataforma elevadora que, por cierto, sorprendió a Paula, ideal para mover tu increíble colección botánica. Minimiza los riesgos y ve por lo seguro, ¡múdate con Bizidem! 

¡Necesito el presupuesto ahora! 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad