¡“Mosca” con su traslado!

¡La afición también se va a su nuevo domicilio! Es hora de coger todos tus objetos y ordenarlos caja por caja, aunque hay una mesa especial que has resguardado como una obra de arte y es que, sinceramente, merece tal admiración. Llevar tu “poderosa” mesa de billar en una mudanza es un plan que no se ejecuta con “piloto automático”, se manipulación debe ser muy cuidadosa y metódica.

“Las apariencias engañan” y lo habrás notado cuando percibes que esa mesa que pesa 450 kilogramos es tan delicada como una copa de cristal. Para desmontarla necesitarás ayuda y materiales precisos como un destornillador plano o quitagrapas, un taladro, una llave de tubo y correas para asegurar los paños (si tienes).

5 pasos para desmontar una mesa de billar en una mudanza.

  1. ¡Empieza por los bolsillos! Es recomendable ponerte debajo de la mesa para retirar los tornillos o las grapas de los bolsillos -según sea el modelo de tu mesa de billar-, pero deja los bolsillos en su sitio. Si tienen forro, quítalos y guárdalos.  

 

  1. En este paso, damos la bienvenida a quien te ayudará con tu mesa. Busca la llave de tubo o de pipa y extrae los pernos de las vigas laterales, una a una. Puede ocurrir que 2 rieles se atasquen, ¡es aquí donde entra tu ayudante! Voltear ambos rieles al mismo tiempo y separarlos, ¡este es el momento de retirar los bolsillos!

 

  1. Volvemos al quitagrapas y esta vez es para retirar el fieltro. Quita cada grapa con sumo cuidado para no romper la tela. Algunas mesas de billar tienen el tapiz adherido con pegamento y si es el caso, ¡NO TIRES HACIA ADELANTE NI HACIA ARRIBA! Hazlo hacia atrás y poco a poco. Cuando ya lo hayas quitado, dóblalo y evita que se arrugue.

 

  1. ¡Vamos con el trabajo ruidoso! Coge el taladro y quita los tornillos de la pizarra, pero ¿dónde están? revisa bien, pues estos podrían estar en las esquinas de la mesa, en sus lados o en la viga central. ¡Pide ayuda para levantar las losas de la pizarra! Las losas son pesadas y delicadas, así que lo indicado es que entre varias personas las retiren una por una, con sutileza y las cubran muy bien con una manta. ¡Una mala praxis podría costarte tus momentos de diversión!

 

  1. ¡Ahora sus patas! Recurre de nuevo al destornillador o al taladro y quita las patas. Asegura muy bien todas las piezas y envuélvelas, de modo que no choquen entre sí y se rayen. 

¡Manipular tu mesa de billar en una mudanza es arriesgado! ¡Llama a Bizidem!

Otra opción menos engorrosa, más rápida y acertada es confiar la mudanza de tu mesa de billar con los fanáticos de los traslados en Bizkaia, los mudanceros de la txapela negra. En Bizidem contamos con las herramientas adecuadas para moverla, incluso, sin desmontarla –si es posible-; ofrecemos las condiciones y la protección ideal para que, además de tu mesa, todos tus objetos lleguen a su destino sin sospechar ni siquiera que pasaron por una mudanza… ¡Así de impecables son nuestros traslados! ¡Protegemos tus piezas tanto como tú! 

 

Somos fanáticos de las sabias decisiones y cambiar de domicilio es una de ellas. No somos una universidad, pero si te preparamos como un verdadero profesional de las mudanzas. ¡Revisa nuestros contenidos y aprende a hacer traslados “0” riesgos!